Enlaces patrocinados
Enlaces patrocinados
ELLOS YA PAGARON LO JUSTO!
Últimos temas
» Ahora qué sigue?
Hoy a las 12:53 por AQUILES

» Deuda bancomer..
Hoy a las 11:13 por ishtar

» Problemas de pago con Bancomer (1 AÑO Y 4 MESES DE IMPAGO)
Hoy a las 11:01 por ishtar

» tarjeta de oro famsa
Hoy a las 1:52 por juan jose lorenzana

» DEUDAS IMPAGABLES
Ayer a las 20:09 por pepenacho

» MARATÓN DE CHISTES DE POLITICOS
Ayer a las 18:59 por GALENO

» Ya no puedo pagar mis tarjetas soy de guatemala
Ayer a las 18:26 por GALENO

» asutada por no poder pagar TDC
Ayer a las 12:44 por SOLEDAD AGUILAR GALVÁN

» Iniciando con La aventura
Ayer a las 11:37 por Moncha

» Ayuda de desempleo con AFORE
Lun 29 Sep 2014 - 22:00 por Adita

» DEUDA CON LIVERPOOL Y SANTANDER
Lun 29 Sep 2014 - 13:10 por SOLEDAD AGUILAR GALVÁN

» Deuda con Bancomer y Santander
Lun 29 Sep 2014 - 12:31 por Blues

» FIRME UN PAGARE Y AMENAZAN CON DEMANDARME
Dom 28 Sep 2014 - 14:26 por pepenacho

» Se me acabó el veinte...
Dom 28 Sep 2014 - 11:09 por pepenacho

» Ncesito de su apoyo
Dom 28 Sep 2014 - 10:47 por pepenacho

» DEBO 2 TDC AL CITIBANK DE GUATEMALA Y MI SUELDO ES 0 POR HABERME ENDEUDADO PARA CANCELARLAS
Dom 28 Sep 2014 - 9:56 por capry7799

» Adeudo tarjetas BSMART, CLASICA, BANCOPPEL
Vie 26 Sep 2014 - 14:51 por Ryuu

» Deuda con Banamex y Santander
Jue 25 Sep 2014 - 20:08 por Quijote

» Necesito consejo con mi prestamo personal con HSBC
Jue 25 Sep 2014 - 14:43 por juan jose lorenzana

» tarjeta banorte
Jue 25 Sep 2014 - 14:05 por juan jose lorenzana

» Pago de distribuidora de vales de zapatería fallecida
Jue 25 Sep 2014 - 12:35 por luisin78

» Comienzo mi lucha por liberarme de deudas Bancomer
Jue 25 Sep 2014 - 9:17 por GALENO

» deuda banco aztea
Jue 25 Sep 2014 - 0:03 por juan jose lorenzana

» deuda con finanzia auto
Miér 24 Sep 2014 - 19:02 por GALENO

» DEUDA CON BANAMEX Y CYA
Miér 24 Sep 2014 - 17:19 por SOLEDAD AGUILAR GALVÁN

Enlaces Patrocinados
Busqueda Expedientes D.F.

Documento sin título

COMPRADORES COMPULSIVOS... SIGUIENDO EL TEMA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

COMPRADORES COMPULSIVOS... SIGUIENDO EL TEMA

Mensaje  Venus el Vie 9 Jul 2010 - 16:59

Y a propósito del tema posteado por el compañero Hermes (saluditos),
comparto con ustedes,
algo que encontré, y que nos invita a la reflexion,
cuyo contenido por si solo se explica:


ARRIBA LAS MANOS!



13 estrategias de autodefensa para no
sucumbir al chantaje publicitario "navideño"

Por: Fernando Buen
Abad Domínguez / Rebelión/Fundación Federico Engels/Universidad de la
Filosofía


El trineo de la mercancía navideña tirado
por jaurías de publicistas.

Sin la publicidad, sin la
complicidad de los gobernantes, sin la complacencia de los mandos
clericales… el cometido mercantil de los festejos navideños naufragaría
en las tiendas departamentales. Los mass media han secuestrado, en
alianza con sinnúmero de socios, la "Navidad". Antes, durante y después
del que se conoce como día del aniversario natalicio de Jesucristo, una
vorágine mercantil se apodera del mundo y lo inunda con mal gusto,
juguetería basura y música cursi al servicio de un episodio de expansión
comercial cuya capacidad de penetración ha rebasado todo el límite. Y
se lo promueve como logro moral del capitalismo.

Se trata de un
ultraje navideño con juguetes, arbolitos, esferas, luces, moños y
excesos de todo tipo. La "industria publicitaria" cumple su tarea
ideológica, camuflada de cristiana, entrañable e inofensiva. Reino
terrenal de sistema avasallante de producción publicitaria en éxtasis
capitalista de objetos incontables y en plena crisis de sobreproducción.
Nos inunda la publicidad, juega con nuestros sueños, planifica
estrategias de ventas con bases materiales concretas y complejas, se
hace de nuestras palabras y penetra nuestros campos imaginarios,
nuestros deseos, nuestros apetitos, nuestras ambiciones… alienación que
desgarra toda relación con la vida real para garantizar la usurpación
del salario a cambio de baratijas de ocasión. "Noche de paz y noche de
amor"… dicen.

Asalto ideológico penetrante que nos exige
autodefensas para ayudarnos a desconfiar del oropel publicitario,
interpretar correctamente las exageraciones y las ambigüedades, desnudar
las trampas de la lengua burguesa. Aunque la tengamos metida en casa,
la guerra ideológica emprendida por los mass media para hacernos
compradores compulsivos de cualquier basura, debe ser combatida
sistemáticamente y con los bolsillos del salario perfectamente cerrados.


13 ideas para cambiarle la suerte al
salario de los trabajadores amenazado por los buitres de la publicidad
navideña:

1. Celebrar sin fanatismo. (celebréis lo que celebréis)
No hay dios padre ni dios hijo que se ponga contento con llenarle los
bolsillos a esos mercachifles dueños de la payasada mercantil que nos
saquea los salarios.

2. No legitimemos las ideas y creencias del
patrón ni de la clase a que él pertenece. No legitimemos los intereses
de una clase dominante ni sus ritos ni su modo de vendérnoslos.

3.
No nos dejemos extorsionar: los modos en que la burguesía celebra sus
"fiestas navideñas" no tiene por qué ser imitada. No se es "débil",
"feo", "perdedor", "pobre" o "tonto" si uno decide hacer con su dinero
celebraciones totalmente distintas a las del burgués ostentoso.

4.
Nada de lo que se anuncia la publicidad debe ser comprado si no
corresponde a necesidades concretas de los trabajadores. Nada debe ser
comprado bajo chantaje, vergüenza o imposición alguna. Se puede discutir
abiertamente la compra de artículos o regalos para celebrar, analizarlo
con amigos y compañeros de trabajo, comparar precios y hacer compras
colectivas. Eso ayuda a no enfrentar en soledad las argucias de la
publicidad para engañar y saquear el dinero de los trabajadores.

5.
No comprar llevado por la idea de ser envidiado por todos. No permitir
que manipulen nuestros deseos, instintos, antojos, afectos y cariños.
Ningún juguete suplanta la relación personal, ningún objeto sustituye la
solidaridad y el amor. Ni un solo peso a los manipuladores
especialistas en propinar al pueblo golpes bajos para obligarlo a gastar
en fetiches perversos.

6. La publicidad mercantil es la
ideología de la burguesía, es el púlpito del capitalismo, no le creamos
un ápice. No gastar en Navidad, más allá de lo racionalmente
indispensable, no nos hace pecadores, insignificantes ni estúpidos. No
dejemos que nos acomplejen.

7. Es mentira que con regalos se
fortalece el afecto. De padres a hijos o de padres entre sí. Los hombres
(trabajadores, obreros y campesinos) no dejarán de ser hermanos porque
no gasten su salario en complacer a los publicistas. Que por su parte no
son hermanos más que del dinero.

8. Es mentira que en la Navidad
de los burgueses todos somos "hermanos", "hijos de Dios"… etc. En estas
festividades la lucha de clases persiste y ningún comerciante dejará
sus riquezas para beneficiar a los trabajadores, a quienes, por el
contrario, esquilma y engaña ayudado por publicistas. Ni un centavo para
ellos.

9. No hace falta emborracharse ni embrutecerse para ser
felices. Tampoco se es feliz por gastar mucho dinero. Todavía hay muchos
momentos de felicidad que son gratis. Cosa de ingeniárnoslas.

10.
No dejarse "estimular" con las payasadas que inventan los publicistas
empeñados en emocionarnos, sensibilizarnos, cachondearnos para que
paguemos cualquier precio por cualquier basura.

11. Ninguna
publicidad logrará garantizar "mayor poder sexual", "mágia",
"seducción"… los trabajadores no deben conceder ninguna credibilidad a
quienes ofrecen paraísos imaginarios ni ilusiones mediocres. Todo lo que
buscan es quedarse con el producto del trabajo, saquear lo que le queda
al trabajador después de que el patrón ya ha esquilmado los salarios.

12.
Cuestionemos y sancionemos socialmente la publicidad burguesa
produciendo interpretaciones críticas y disidentes sobre sus
dispositivos ideológicos y sus fines contra la clase trabajadora.

13.
El salario de los trabajadores debe ser defendido por los trabajadores.
Especialmente contra la publicidad burguesa.

El dinero o la vida
(o las dos cosas):

La publicidad en épocas navideñas expresa
también la urgencia mercantil de las empresas. Les urge vendernos todo y
para eso no importa qué clase de canallada (con música sacra o escenas
glamorosas) halla que inventar. Los patrones afilan sus colmillos con
ayuda de publicistas para vendernos su ideología y su mercadería. El
producto del trabajo convertido en un botín acorralado con artefactos,
engañifas, tentaciones generalmente innecesarias, inútiles e
inservibles.

Quieren nuestro dinero a como de lugar y quieren que
lo entreguemos felices de la vida. Ese es su cinismo que mueve a risa
por la ironía que se agudiza cuando se habla de "fraternidad entre
hermanos" pero a la hora de quedarse con la mejor parte, la burguesía
cierra las puertas de sus casas para que los pobres no entren a robar
los juguetes caros de los niños ricos. Quieren vendernos cenas, viajes,
cuentas bancarias, relojes, juguetes, bebidas… la ideología dominante
desarrolla todo para intervenir en la conciencia de aquellos a los que
somete y emplea el discurso publicitario navideño esencialmente para
satisfacer la ansiedad de los patrones y sus "nichos de mercado".

El
capitalismo con su publicidad actualiza perversiones mercantiles contra
el proletariado a quien aplica un tratamiento diversificado entre la
seducción y el desprecio, a lo largo del año, claro, pero muy
especialmente en navidad. La clase trabajadora es acribillada desde los
medios de publicidad para engordar los ingresos que la burguesía
secuestra impunemente con cualquier pretexto. Ocurre una guerra abierta
inter-burguesa, batalla entre empresas, caracterizada por la virulencia
manipuladora de mensajes elaborados por especialistas de la canallada
mercenaria.




La clase trabajadora sufre los estragos
de esa guerra porque es la enemiga de clase, la fuerza que produce la
riqueza y la fuerza a la que el capitalismo devasta saqueándole el
producto de su trabajo hasta la ignominia. Navidad es un pretexto más
donde las paradojas de agudizan porque la hipocresía burguesa es
infinita, celebran el nacimiento de Cristo mintiendo y robando a diestra
y siniestra. Hay que recordar aquello de la aguja y el camello y
aquello de los mercaderes en el templo.

El discurso dominante se
explicita en los valores de las compras. Los trabajadores son víctima de
una marejada discursiva que los somete al adoctrinamiento mercantil,
manipulación psicológica, violencia simbólica destinada a amaestrarlos
ante los caprichos del mercado. La publicidad medra los deseos, pero
también los fabrica para "negociarlos" continuamente en su escalada
permanente para la apropiación del mundo.

Es preciso multiplicar
las luchas contra al modelo hegemónico de publicidad y la transformación
radical de la cultura, degenerada en manos del capitalismo

Venus
VIP
VIP

Femenino Jalisco
Edad 55
Mensajes Publicados 1386

Volver arriba Ir abajo

Re: COMPRADORES COMPULSIVOS... SIGUIENDO EL TEMA

Mensaje  Venus el Vie 9 Jul 2010 - 17:03




Compradores compulsivos



Texto: Katherine Villavicencio

.... también las
alarmas de alerta para quienes compran por impulso, por gusto o debido a
una patología que no pueden controlar. Los compradores compulsivos
disfrutan de un vicio que puede resultar caro: adquirir sin medida y
endeudarse hasta no poder pagar. Descúbralo y deténgalo a tiempo.



A todos nos pasa en algún momento. Quién no ha volteado la mirada al
pasar por una vitrina y ha sucumbido a la tentación de entrar y salir
con ese artículo que desde lejos lo sedujo. Y claro, después nos dimos
cuenta de que era innecesario, pero lindo, y nos enfrentamos a un nuevo
dilema: encontrar otro que lo complemente y lo haga útil.


Parecería que fuera una especie de atracción fatal por determinados
objetos, pero en realidad es un problema que puede empezar así,
eventualmente o en ciertas ocasiones, y terminar en una rutina diaria de
compras. O lo que es peor, en un comportamiento compulsivo.

Fernanda lo sabe bien. Empezó su gusto por los malls, las tiendas y
las compras cada vez que se deprimía o se sentía triste. “Tenía que
comprar algo que me gustara, así me sentía aliviada, y si quería
sentirme mejor, me iba también a la peluquería y salía transformada”,
dice esta ingeniera en marketing de 26 años.


Ahora le resulta difícil no comprar algo al menos una vez a la
semana, aunque sepa que no lo necesite. Y aunque no ha tenido problemas
para pagar sus cuentas por primera vez comenzó a atrasarse en los pagos.
Es una especie de adicción, explica el psicólogo Christian Betancourt
Navarrete, de la clínica de reposo Renacer. Como un alcohólico o un
amante de los juegos de azar, el comprador compulsivo no puede controlar
sus impulsos y llega a endeudarse hasta con lo que no tiene por
adquirir bienes.


“Puede haber muchos factores que hagan que caiga. A veces lo hacen
por el estado de ánimo, porque están tristes o ansiosos, y la mejor
manera que encuentran es comprar cosas, pero otras veces la persona deja
de lado los gastos que son urgentes porque vio una oferta”, indica.
Cuando se pierde el sentido de la responsabilidad existe un problema
mayor porque el comprador es capaz de hacer préstamos o girar cheques
que luego no puede pagar.

Andrea, una ejecutiva de 27 años, se vio en aprietos bancarios porque
no solo consumió todo el cupo de su tarjeta de crédito sino que se le
vencieron tres letras ante su imposibilidad de pagar. “Si cancelaba una,
no me alcanzaba para la otra”, confiesa. Aun así no dejó de comprar: si
veía un par de zapatillas baratas, tenía que adquirirlas aunque en su
clóset hubiera más calzado que ropa.

Su desequilibrio económico se agudizó con las compras de la Navidad
pasada. Los tres meses de gracia que le ofrecieron con la tarjeta de
crédito de un almacén alborotaron más su deseo consumista y compró lo
que pudo para ella, para sus amigos y su familia.


La factura le salió cara y hasta la fecha no termina de pagar los
regalos del 2007.
El psicólogo Eduardo Santillán dice que la patología es más frecuente
en las mujeres. El 85% de los pacientes que acuden a su consulta con
este problema son de sexo femenino. El hombre más bien busca en qué
canalizar las compras antes de responder al impulso.

La actitud compulsiva, explica él, se origina generalmente en una
serie de vacíos o lagunas en la vida de la persona. “Muchas veces tiene
problemas afectivos que no ha podido superar. Esa ansiedad tiende a ser
calmada momentánea y fugazmente con la compra de productos”.

Su colega, Laura Macías Murillo, coincide con ello y agrega que la
conducta compulsiva en general, ya sea en las compras, el juego o la
comida, tiene que ver con conflictos personales o frustraciones no
resueltas, que encuentran en esas acciones un “consuelo”.

Por eso los compradores compulsivos no adquieren servicios sino
artículos tangibles, que puedan admirar y disfrutar.

Hay maneras de detectar una conducta compulsiva: la persona evidencia
ansiedad, puede tener una actitud sigilosa y tratar de esconder lo que
compra para no ser reprendido o mentir respecto del origen del artículo
nuevo que llega consigo.


El problema puede empezar con actitudes impulsivas (en las que aún se
tiene conciencia de las cuentas) y agudizarse con un comportamiento
compulsivo, del cual la persona no tiene control. Lo recomendable en
ambos casos es buscar la ayuda de un especialista. El intento de
autocontrol puede terminar colapsando sus finanzas. Y eso sí no les pasa
a todos.

Venus
VIP
VIP

Femenino Jalisco
Edad 55
Mensajes Publicados 1386

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.